Apoyémonos, aunque sea con buenas vibras

 

La apertura de nuevos negocios, ya sean en origen tradicional como tiendas y restaurantes, u entidades modernas como por ejemplo empresas de tecnología o mercadeo digital, puede generar todo tipo de reacciones por parte del público ante el cual se presentan. Disgusto no debería ser una de ellas.

Recientemente el diario El Nuevo Día publicó una nota en la cual se reseñaba la apertura de mi negocio La Tigre Uomo: una boutique especializada en moda artesanal para hombre, enfatizando una experiencia de compra particular, y piezas de alta calidad. Lamentablemente las redes sociales estuvieron inundadas de comentarios, en su mayoría de corte pesimista y burlón.

Es sobre todas las cosas decepcionante ver ciertas expresiones, inclusive algunas viniendo de colegas empresarios.  Las nuevas empresas existen dentro de un mercado libre y democrático, y una vez cumplan con la ley y regulación fiscal no deberían ser motivo de disgusto, sino de alegría, especialmente dado que la economía se encuentra en recesión.

Como persona de negocios admito la debilidad de querer complacer a todos, a sabiendas de que es imposible. Pero sí pienso que como consumidores Puertorriqueños nos debemos respeto, y un gesto de apoyo hacia aquel que ante un panorama de alto riesgo asume una posición en favor del optimismo. Eso no quiere decir que el negocio local es automáticamente mejor que su competidor, sólo quiero exhortar a  que tengamos un gesto de buena fe con el comerciante local, y apoyémonos, aunque sea con buenas vibras.

Artículo original ENDI:

http://www.elnuevodia.com/negocios/empresas/nota/empresarioabrelatigreuomoencondado-2204192/

http://www.latigreuomo.com

https://www.facebook.com/latigreuomo/